Liderazgo

TABLA DE CONTENIDO

A. Introducción
B. Liderazgo
C. Definicion de liderazgo
D. El liderazgo como cualidad personal
E. El liderazgo como función dentro de la organizacion
F. El poder del liderazgo
G. Características de un líder
H. El poder carism√°tico
I. Importancia del liderazgo
J. Tendencias del liderazgo
K. Resumen

INTRODUCCI√ďN

A lo largo de la mayor parte de nuestra existencia pertenecemos a una organización, millones de hombres o mujeres de todo el mundo pasan su existencia trabajando en distintas organizaciones, enfrentando innumerables desafíos al luchar por cumplir con sus tareas diarias.

Además, todas las organizaciones tienen un programa o método para alcanzar sus metas, para ello es de gran importancia y muy necesario que en su programa se incluya la "administración", ya que ella, consiste en darle forma, de manera consciente y constante, a las organizaciones.

La organizaci√≥n es la principal actividad que marca una diferencia en el grado que las organizaciones le sirven a las personas que afectan. El √©xito que puede tener la organizaci√≥n al alcanzar sus objetivos y tambi√©n al satisfacer sus obligaciones sociales depende, en gran medida, del desempe√Īo gerencial de la organizaci√≥n.
Esta afirmación de que la gerencia es responsable del éxito o no de una empresa nos indica, por qué es necesaria la gerencia, sin embargo, no nos indica cuando ella es requerida, y el requerimiento sucede siempre que haya un grupo de individuos con objetivos determinados.
Las personas que asumen el desempe√Īo gerencial de una organizaci√≥n se llaman "gerentes", y son los responsables de dirigir las actividades que ayudan a las organizaciones para alcanzar sus metas.

La base fundamental de un buen gerente es la medida de la eficiencia y la eficacia que éste tenga para lograr las metas de la organización. Es la capacidad que tiene de reducir al mínimo los recursos usados para alcanzar los objetivos de la organización (hacer las cosas bien) y la capacidad para determinar los objetivos apropiados (hacer lo que se debe hacer).
Cabe decir, que ning√ļn grado de eficiencia puede compensar la falta de eficacia, de manera tal que, un gerente ineficaz no puede alcanzar las metas de la organizaci√≥n, la eficacia es la clave del √©xito de las organizaciones. Pero el ser gerente no s√≥lo es dirigir actividades, ser gerente tambi√©n implica ser un buen l√≠der, es saber el proceso de c√≥mo penetrar en esas actividades que realizan los miembros del grupo con el cual se trabaja. El gerente para poder lograr sus objetivos debe saber como usar las diferentes formas del poder para influir en la conducta de sus seguidores, en distintas formas, sin olvidar que es lo que se quiere lograr y hacia donde va.

Entonces gerenciar y liderar son elementos que se deben combinar para el logro de su fin com√ļn, que permiten el aprendizaje de diferentes t√©cnicas que permitan a la persona tener su desarrollo personal indispensable para que todos entiendan formas de cooperaci√≥n con eficacia y eficiencia para obtener el l√©xico com√ļn.

LIDERAZGO

¬ŅLos l√≠deres nacen o se hacen? Esta pregunta ha prevalecido a lo largo de la historia. Ha sido fuente de discusi√≥n y pol√©mica, la cual todav√≠a no ha sido satisfactoriamente resuelta.
La visión que tienen en general los trabajadores de su jefe es que ordenan, mandan, deciden, dicen lo que se debe hacer, imponen criterios, distribuyen el trabajo, controlan y supervisan las tareas.

La preocupación de los directivos y mando debería estar centrada en crear una imagen tal, que sus subordinados lo catalogaran como un colaborador más, orientador, escucha de su gente, generador de confianza; aceptado naturalmente por el grupo, buen comunicador persona que apoye y ayude, que transmite seguridad.

El mando que es líder trabaja para ser aceptado por su carisma y su servicio a un equipo que compra ayuda y orientación para cumplir con las metas prefijadas que se han negociado previamente.

El líder es el respaldo del equipo, el que potencia a las personas para que se desarrollen sus inquietudes, iniciativas y creatividad. Fomenta la responsabilidad, el espíritu de equipo, el desarrollo personal, y, especialmente, es el artesano de la creación de un espíritu de pertenencia que une a los colaboradores para decidir las medidas a tomar.
Realmente es fácil comprender las ventajas del liderazgo y cómo invirtiendo la pirámide como dice K. Blachard (1991):

"Se logra mayor rentabilidad, productividad, calidad y clima de equipo, ¬Ņes suficiente para un mando leer estas l√≠neas o un libro sobre liderazgo para, autom√°ticamente ser un l√≠der de equipo?."

Lamentablemente la respuesta es no. Hay un doble problema insalvable pero sí indispensable de tomar en cuenta. El primero es cultural y puede solventarse con un entrenamiento adecuado, no piensen los directivos que con un seminario de 15 o 20 horas sus mandos se convertirán en líderes pero al igual que cualquier estudio o carrera con método, sistema, entrenamiento y tiempo, las personas pueden aprender y poner en práctica con eficacia los principios del liderazgo.

El segundo es actitudinal, un poco más complicado pero no de imposible solución. Muchos seminarios deberían contemplar el cambio de aptitudes dentro de sus objetivos, permitir a las personas conocerse, analizar el origen de su carácter, temperamento y relaciones, para poder tomar decisiones de cambio que le ayuden a una convivencia más armoniosa, satisfactoria para así, sana en lo personal y en las relaciones.

Hay l√≠deres naturales; las personas buscan l√≠deres que lo representen, que orienten y apoyen; tambi√©n es posible aprender hacerlo. ¬ŅLe gustar√≠a a Ud. Ser reconocido como un l√≠der de su equipo? Si su respuesta es s√≠ le felicito. P√≥ngase en marcha que el tiempo apremia y la supervivencia de la organizaci√≥n y de su cargo est√° en juego.

De manera general se puede interpretar y analizar el liderazgo desde dos perspectivas:
Como cualidad personal del líder y  como una función dentro de una organización, comunidad o sociedad.

Si bien, en un inicio el liderazgo se definía preferentemente bajo esta primera perspectiva, en la actualidad, producto principalmente de investigaciones en el campo de la teoría de las organizaciones y de la administración, tiende cada vez más a predominar la concepción del liderazgo como una función dentro de las organizaciones y la sociedad.

DEFINICI√ďN DE LIDERAZGO

Ralph M. Stogdill, en su resumen de teor√≠as e investigaci√≥n del liderazgo, se√Īala que "existen casi tantas definiciones del liderazgo como personas que han tratado de definir el concepto. Aqu√≠, se entender√° el liderazgo gerencial como el proceso de dirigir las actividades laborales de los miembros de un grupo y de influir en ellas. Esta definici√≥n tiene cuatro implicaciones importantes.

En primer término, el liderazgo involucra a otras personas; a los empleados o seguidores. Los miembros del grupo; dada su voluntad para aceptar las órdenes del líder, ayudan a definir la posición del líder y permiten que transcurra el proceso del liderazgo; sino hubiera a quien mandar, las cualidades del liderazgo serían irrelevante.

En segundo el liderazgo entra√Īa una distribuci√≥n desigual del poder entre los l√≠deres y los miembros del grupo. Los miembros del grupo no carecen de poder; pueden dar forma, y de hecho lo hacen, a las actividades del grupo de distintas maneras. Sin embargo, por regla general, el l√≠der tendr√° m√°s poder.

El tercer aspecto del liderazgo es la capacidad para usar las diferentes formas del poder para influir en la conducta de los seguidores, de diferentes maneras. De hecho algunos l√≠deres han influido en los soldados para que mataran y algunos l√≠deres han influido en los empleados para que hicieran sacrificios personales para provecho de la compa√Ī√≠a. El poder para influir nos lleva al cuarto aspecto del liderazgo.

El cuarto aspecto es una combinación de los tres primeros, pero reconoce que el liderazgo es cuestión de valores. James MC Gregor Burns argumenta que el líder que para por alto los componentes morales del liderazgo pasará a la historia como un malandrín o algo peor.
El liderazgo moral se refiere a los valores y requiere que se ofrezca a los seguidores suficiente información sobre las alternativas para que, cuando llegue el momento de responder a la propuesta del liderazgo de un líder, puedan elegir con inteligencia.
Chiavenato, Idalberto (1993), Destaca lo siguiente:
"Liderazgo es la influencia interpersonal ejercida en una situación, dirigida a través del proceso de comunicación humana a la consecución de uno o diversos objetivos específicos"
Cabe se√Īalar que aunque el liderazgo guarda una gran relaci√≥n con las actividades administrativas y el primero es muy importante para la segunda, el concepto de liderazgo no es igual al de administraci√≥n. Warren Bennis, al escribir sobre el liderazgo, a efecto de exagerar la diferencia, ha dicho que la mayor parte de las organizaciones est√°n sobreadministradas y sublidereadas. Una persona quiz√°s sea un gerente eficaz (buen planificador y administrador) justo y organizado, pero carente de las habilidades del l√≠der para motivar. Otras personas tal vez sean l√≠der eficaces ‚Äď con habilidad para desatar el entusiasmo y la devoluci√≥n --, pero carente de las habilidades administrativas para canalizar la energ√≠a que desatan en otros. Ante los desaf√≠os del compromiso din√°mico del mundo actual de las organizaciones, muchas de ellas est√°n apreciando m√°s a los gerentes que tambi√©n tiene habilidades de l√≠deres.

EL LIDERAZGO COMO CUALIDAD PERSONAL

En los albores de la historia el concepto de autoridad estaba rodeado por una aura mágico - religiosa. El líder era concebido como un ser superior al resto de los miembros del grupo, con atributos especiales. Un individuo al demostrar su superioridad ante la comunidad se convertía en el líder.

Se consideraba que estos poderes o atributos especiales se transmit√≠an biol√≥gicamente de padre a hijo o era un don de los dioses, es decir, nac√≠an con ellos. Sin embargo, a√ļn entonces, se busc√≥ a trav√©s de la transmisi√≥n de conocimientos y habilidades crear l√≠deres.
Actualmente con el auge de la psicología, se ha tratado de fundamentar esta perspectiva a partir del fuerte vínculo psicológico que establecemos con nuestro padre, la primera figura arquetípica que tenemos.

Estudios psicológicos sobre el liderazgo sostienen que buscamos en nuestros líderes la seguridad que nos proporcionaba el símbolo paterno. Y así, como conceptual izábamos a nuestro padre como un ser perfecto e infalible, reproducimos esta fijación hacia nuestros líderes, considerándolos, por lo tanto, más grandes, más inteligentes y más capaces que nosotros.

Por ello, explican, es que individuos superiormente dotados serán vistos como líderes potenciales y colocados en una posición de liderazgo, donde, finalmente se convertirían, incluso a pesar de ellos mismos en líderes.

Durante mucho tiempo se ha pretendido definir y medir los rasgos y las habilidades de los líderes, sin embargo, no se ha logrado hasta ahora un consenso al respecto.
Las listas y las explicaciones son muy diversas, amplias y heterogéneas. Estos listados reflejan, más que las características verdaderas de un líder, los valores prevalentes en la sociedad o la imagen del líder ideal.
Aunque actualmente ya no se piensa que estas habilidades son supernaturales y que las habilidades que hacen a un líder son comunes a todos, si se acepta que los líderes poseen estas en mayor grado.

Los estudios sobre el liderazgo se√Īalan que los l√≠deres atienden a ser m√°s brillantes, tienen mejor criterio, interact√ļan m√°s, trabajan bien bajo tensi√≥n, toman decisiones, atienden a tomar el mando o el control, y se sienten seguros de si mismos.

EL LIDERAZGO DENTRO DE LA ORGANIZACION

Conforme se consolida la teoría de la administración y de las organizaciones, sobre todo en este siglo, ha cobrado fuerza el estudio del liderazgo como una función dentro de las organizaciones.
Esta perspectiva no enfatiza las caracter√≠sticas ni el comportamiento del l√≠der, sino "las circunstancias sobre las cuales grupos de personas integran y organizan sus actividades hacia objetivos, y sobre la forma en la funci√≥n del liderazgo es analizada en t√©rminos de una relaci√≥n din√°mica." Seg√ļn esta perspectiva el l√≠der es resultado de las necesidades de un grupo.

Operacionalmente, un grupo tiende a actuar o hablar a trav√©s de uno de sus miembros. Cuando todos tratan de hacerlo simult√°neamente el resultado por lo general es confuso o ambiguo, por lo cual se ve la necesidad de un l√≠der es evidente y real, y esta aumenta conforme los objetivos del grupo son m√°s complejos y amplios. Por ello, para organizarse y actuar como una unidad, los miembros de un grupo eligen a un l√≠der; lo que hace anotar que a este individuo es un instrumento del grupo para lograr sus objetivos y, sus habilidades personales son valoradas en la medida que le son √ļtiles al grupo.

El líder no lo es por su capacidad o habilidad en si mismas, sino porque estas características son percibidas por el grupo como las necesarias para lograr el objetivo. Por lo tanto, el líder tiene que ser analizado en términos de o función dentro del grupo.

El líder se diferencia de los demás miembros de un grupo o de la sociedad por ejercer mayor influencia en las actividades y en la organización de estas.

EL PODER DEL LIDERAZGO

El poder de un líder también emana del control del medio que los otros miembros del grupo desean o necesitan para satisfacer alguna necesidad. El control de medio constituye lo que llamamos poder.

¬ŅCuales son estos medios? Son de los m√°s diversos, van desde la posici√≥n o, incluso, monopolio de recursos econ√≥micos hasta alg√ļn conocimiento particular. "Dicho poder puede ser usado por un individuo ya sea para reducir los medios de otros individuos (castigar), o aumentar sus medios (premiar) hasta el fin √ļltimo inducir a estos otros individuos para que los provean con los medios para la satisfacci√≥n de sus propias necesidades."
Mientras los miembros del grupo crean que el líder es el mejor medio disponible para conseguir sus objetivos del grupo, lo sostendrán en esa posición, siempre y cuando sientan que este les esta dando más de lo que ellos aportan.

Todo l√≠der, cualquiera que sean sus objetivos personales, debe ser √ļtil a sus seguidores, o no ser√° l√≠der.

En la medida en que él atienda el bienestar de sus seguidores, los perderá.
Pero si en la b√ļsqueda del bienestar de sus seguidores, √©l ignora el bienestar de la sociedad en su conjunto, lo m√°s probable es que lleve a su grupo a chocar con el grupo de la sociedad, haciendo m√°s costoso a sus seguidores apoyarlo.

CARACTERISTICAS DE UN LIDER

En la dirección de las organizaciones se encuentran las elites formada por líderes y por técnicos.
Los líderes se ubican siempre en las elites compartiendo el poder con los técnicos (individuos superespecializados).
Aunque no todas las elites poseen técnicos, se entiende por líder a la persona que posea alguna de las siguientes características.
El líder debe tener el carácter de miembro, es decir, debe pertenecer al grupo que encabeza, compartiendo con los demás miembros los patrones culturales y significados que ahí existen.
La primera significaci√≥n del l√≠der no resulta por sus rasgos individuales √ļnicos, universales (estatura alta o baja, aspecto, voz, etc.).
Sino que cada grupo considera l√≠der al que sobresalga en algo que le interesa, o m√°s brillante, o mejor organizador, el que posee m√°s tacto, el que sea m√°s agresivo, m√°s santo o m√°s bondadoso. Cada grupo elabora su prototipo ideal y por lo tanto no puede haber un ideal √ļnico para todos los grupos.
En cuarto lugar. El l√≠der debe organizar, vigilar, dirigir o simplemente motivar al grupo a determinadas acciones o inacciones seg√ļn sea la necesidad que se tenga. Estas cuatro cualidades del l√≠der, son llamadas tambi√©n carisma.
Por √ļltimo, otra exigencia que se presenta al l√≠der es la de tener la oportunidad de ocupar ese rol en el grupo, si no se presenta dicha posibilidad, nunca podr√° demostrar su capacidad de l√≠der.

EL PODER CARISMATICO

Los líderes llamados carismáticos disponen de poder social, es decir, tienen autoridad para socializar su pensamiento y su conducta individuales.
Debe entenderse por "carisma" la cualidad, que pasa por extraordinaria (condicionada mágicamente en su origen, lo mismo si se trata de profetas que de hechiceros, árbitros, jefes de cacería o caudillos militares), de una personalidad, por cuya virtud se la considera en posesión de fuerzas sobrenaturales o sobrehumanas y no asequibles a cualquier otro, o como enviadas de Dios, o como ejemplar y, en consecuencia, como jefe caudillo, guía o líder.
El modo no habr√≠a de valorarse objetivamente, la cualidad en cuestiones, sea desde un punto de vista √©tico, est√©tico u otro cualquiera, es cosa del todo indiferente en lo que ata√Īe a nuestro concepto, pues lo que importa, es como se valora por los dominios "carism√°ticos", por los adeptos.

Sobre la validez del carisma decide el reconocimiento nacido de la entrega a la revelación, de la reverencia por el héroe, de la confianza en el jefe por parte de los dominados; reconocimiento que se mantiene por corroboración de las supuestas cualidades carismáticas siempre originalmente por medio del prodigio.

Ahora bien, el reconocimiento (en el carisma genuino) no es el fundamento de la legitimidad, sino un deber de los llamados, en méritos de la vocación y de la corrobación, a reconocer esa cualidad. En si este reconocimiento es, psicológicamente, una entrega plenamente personal y llena de fe, surgida del entusiasmo o de la indigencia y la esperanza,; ya que la dominación carismática, supone un proceso de comunicación de carácter emotivo.

El cuadro administrativo de los imperantes carismáticos, no es ninguna burocracia, y menos que nada una burocracia profesional. Su selección no tiene lugar ni desde puntos de vista estamentales, ni desde los puntos de la dependencia personal o patrimonial, sino que se es elegido a la vez por cualidades carismáticas: al profeta corresponden los discípulos, al príncipe de la guerra el séquito, al jefe en general los " hombres de confianza ".

No hay ninguna colocaci√≥n, ni destituci√≥n, ni carrera ni ascenso, sino solo llamamiento por el se√Īor, seg√ļn su propia inspiraci√≥n, fundada en la calificaci√≥n carism√°tica del vocablo. La dominaci√≥n carism√°tica se opone, en cuanto fuera de lo com√ļn y extracotidiana, tanto a la dominaci√≥n racional, especialmente la burocr√°tica, como a la tradicional, especialmente la patriarcal, patrimonial o estamental.

Lo dicho apenas necesita aclaración, vale lo mismo para el puro dominador carismático plebiscitario (el imperio del genio de Napoleón, que hizo de plebeyos, reyes y generales) que para los profetas o héroes militares.

El carisma puro es espec√≠ficamente extra√Īo a la econom√≠a constituye, donde aparece, una vocaci√≥n en el sentido enf√°tico del t√©rmino: como misi√≥n o como tarea √≠ntima desde√Īa y rechaza, en el tipo puro, la estimaci√≥n econ√≥mica de los dones como fuente de ingresos, lo que ciertamente ocurre m√°s como pretensi√≥n que como hecho.

El carisma es la gran fuerza revolucionaria, en las épocas vinculadas a la tradición. A diferencia de la fuerza igualmente revolucionaria de la ratio que, o bien opera desde fuera por transformación de los problemas o circunstancias de la vida, o bien por intelectualización.

El carisma significa una variación de la dirección de la conciencia y de la acción, con reorientación completa de todas las actitudes, frente a las formas de vida anteriores o frente al mundo en general.

IMPORTANCIA DEL LIDERAZGO

Es importante por ser la capacidad de un jefe para guiar y dirigir. Una organización puede tener una planeación adecuada, control y procedimiento de organización y no sobrevivir a la falta de un líder apropiado. Es vital para la supervivencia de cualquier negocio u organización. Por lo contrario, muchas organizaciones con una planeación deficiente y malas técnicas de organización y control han sobrevivido debido a la presencia de un liderazgo dinámico.

TENDENCIAS DEL LIDERAZGO

A medida que cambian las condiciones y las personas, cambian los estilos de liderazgo. Actualmente la gente busca nuevos tipos de líder que le ayuden a lograr sus metas. Históricamente han existido cinco edades del liderazgo (y actualmente estamos en un periodo de transición hacia la sexta). Ellas son:

1.- Edad del liderazgo de conquista.
Durante este período la principal amenaza era la conquista. La gente buscaba el jefe omnipotente; el mandatario despótico y dominante que prometiera a la gente seguridad a cambio de su lealtad y sus impuestos.
2.- Edad del liderazgo comercial.
A comienzo de la edad industrial, la seguridad ya no era la función principal de liderazgo la gente empezaba a buscar aquellos que pudieran indicarle como levantar su nivel de vida.
3.- Edad del liderazgo de organización.
Se elevaron los estándares de vida y eran más fáciles de alcanzar. La gente comenzó a buscar un sitio a donde "pertenecer". La medida del liderazgo se convirtió en la capacidad de organizarse.
4.- Edad del liderazgo e innovación.
A medida que se incrementa la taza de innovación, con frecuencia los productos y métodos se volvían obsoletos antes de salir de la junta de planeación. Los líderes del momento eran aquellos que eran extremadamente innovadores y podían manejar los problemas de la creciente celeridad de la obsolencia.
5.- Edad del liderazgo de la información.
Las tres √ļltimas edades se han desarrollado extremadamente r√°pido (empez√≥ en la d√©cada del 20). Se ha hecho evidente que en ninguna compa√Ī√≠a puede sobrevivir sin l√≠deres que entiendan o sepan como se maneja la informaci√≥n. El l√≠der moderno de la informaci√≥n es aquella persona que mejor la procesa, aquella que la interpreta m√°s inteligentemente y la utiliza en la forma m√°s moderna y creativa.
6.- Liderazgo en la "Nueva Edad".
Las caracter√≠sticas del liderazgo que describiremos, han permanecido casi constante durante todo el siglo pasado. Pero con la mayor honestidad, no podemos predecir qu√© habilidades especiales van ha necesitar nuestros l√≠deres en el futuro. Podemos hacer solo conjeturas probables. Los l√≠deres necesitan saber como se utilizan las nuevas tecnolog√≠as, van ha necesitar saber como pensar para poder analizar y sintetizar eficazmente la informaci√≥n que est√°n recibiendo, a pesar de la nueva tecnolog√≠a, su dedicaci√≥n debe seguir enfocada en el individuo. Sabr√°n que los l√≠deres dirigen gente, no cosas, n√ļmeros o proyectos. Tendr√°n que ser capaces de suministrar la que la gente quiera con el fin de motivar a quienes est√°n dirigiendo. Tendr√°n que desarrolla su capacidad de escuchar para describir lo que la gente desea. Y tendr√°n que desarrollar su capacidad de proyectar, tanto a corto como a largo plazo, para conservar un margen de competencia.

RESUMEN

A veces nos olvidamos cuál es la dirección correcta y cuáles son las cosas importantes de nuestra vida. Nos enfrascamos en el agobio y la tensión diaria sólo para adquirir el máximo beneficio económico. La prisa y el cansancio alteran nuestro estado de ánimo irritándolo o deprimiéndolo. El liderazgo personal trata sobre cómo dirigir nuestra propia vida, sobre cómo vivir la vida. El liderazgo personal trata sobre la vida... y ésta no es una carrera, sino un viaje para ser disfrutado a cada paso.

A la gente se la convence por la razón, pero se le conmueve por la emoción.

El líder ha de convencer y conmover; esto quiere decir que no basta conque el líder conozca la forma adecuada de proceder sino que ha de ser además capaz de actuar. El gran líder precisa, a la vez, la visión y la capacidad de conseguir lo adecuado.

Todos los jefes realmente poderosos que he conocido pose√≠an gran inteligencia, disciplina, laboriosidad e infatigable y arraigada confianza en s√≠ mismos; ya que les impulsaba un sue√Īo que les permit√≠a arrastrar a los dem√°s. Todos miraron m√°s all√° del horizonte, y unos vieron con m√°s claridad que otros.

Estas frases de Richard M Nixón encierran una gran dosis de experiencia.
La experiencia de un político que dirigió la nación más poderosa de la tierra y que sufrió en carne propia todos los problemas internos y externos de un gobierno que hizo historia con los capítulos más negros en el mundo subterráneo de la intriga palaciega y esto es en un ámbito en el que se predica la democracia.

Sirva pues, estas frases y la investigación, que a pesar de su brevedad, está enfocada hacia el denominado liderazgo, en forma muy concreta, para continuar el estudio de este fenómeno social que vivimos especialmente en nuestro país.